La dura verdad de una historia mentirosa

VOX POPULI CUNDINAMARCA - mayo 09, 2020.

El ladrón y el atenido, juzgan por su condición

Hoy más que nunca recuerdo a mí profesor Fernando Ávila y sus recomendaciones del buen uso de las palabras como elemental norma para la convivencia y adecuada comunicación.

Los ciudadanos del común tenemos la premisa que quienes tienen bajo su responsabilidad la dirección política de una nación son conscientes que el contenido de sus discursos, juicios y enunciados deben enfocarse hacia la construcción de una mejor sociedad.

Pero hoy, un adjetivo indispone a todos los Colombianos, que mientras resisten estoicamente los efectos socioeconómicos de una pandemia, reciben de la Vicepresidenta un ataque verbal directo con un vocablo de uso anticuado que alude a las personas que les gusta vivir dependiendo de los demás.

Sin criterio etimológico declaró que los Colombianos “no pueden estar atenidos a ver qué hace el Gobierno”.

Era lo que faltaba… y la copa se sigue rebozando. Hasta cuándo debemos soportar que nos juzguen por la condición que nos identifica?

Esa palabra, procedente del verbo transitivo e intransitivo «atener» y del sufijo «ido », aplica mejor para calificar a quienes sobreviven de la mentira, el engaño y la vulgar manipulación de la fe colectiva.

La misma fe colectiva que converge periódicamente en las urnas y posteriormente se cuantifica en unos escrutinios.

Esta es la dinámica que les hace creer a unos personajillos que son «líderes políticos», aún a pesar de que ni siquiera tengan las capacidades y menos las aptitudes para representar a sus representados.

Compartir
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta